PODA COMO RECURSO ENERGÉTICO

podaUn estudio de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha analizado el poder calorífico de los residuos de poda de diferentes especies habituales en el ambiente urbano y sus resultados ,que han sido publicados en la revista Benewable Energy, han determinado que su uso constituye una alternativa como fuente de energía. Esta investigación se ha llevado a cabo con muestras procedentes de Valencia, Mislata, Gandia y L’Alcudia, recogiendo muestras de morenas, plataneras, palmeras y acacias.

El equipo de investigación ha desarrollado diferentes modelos de predicción de la cantidad de biomasa residual procedentes de las especies más habituales en la franja mediterránea, según explica Borja Velázquez Martí, investigador del Grupo de Mecanización y Tecnología Agraria de la UPV.

Para su determinación, se trabajó tanto con métodos manuales como con sistemas de teledetección basados en el uso de Laser Escáner Terrestre, analizando variables como, diámetro del tronco, el volumen de la copa o altura del árbol, entre otras. Con estas variables obtuvieron modelos matemáticos y computacionales que relacionan estos parámetros con la cantidad de biomasa. A partir de toda esta información, concluyeron que de todas las especies analizadas, las acacias generan los residuos de mayor potencial energético seguidos de las plataneras, palmeras y, por último, las moreras.

Según Borja Velázquez, estos residuos “ahora van al vertedero, no se aprovechan”, y ha indicado que aunque en la actualidad existen muy pocas calderas de biomasa, ya que se trata de un sector poco potenciado, “sin duda el uso de estos residuos constituye una alternativa como fuente de energía”.

El poder calorífico de la madera de estas especies se sitúa alrededor de los 17 Megajulios/kg de madera a una humedad del 10 por ciento, que equivale a 0.35 kilogramos de butano o 0.5 metros cúbicos de gas natural en condiciones de 1 atm y 15ºC.

Uno de los mecanismos para convertir estos residuos en fuente de energía es la combustión directa, obteniendo calor a través de un ciclo termodinámico de rankine, por el que evaporas agua por el calor y produces energía eléctrica, o para la calefacción urbana o rural en calderas de astilla o de pellets (granulados de madera).

Otra de las técnicas a emplear sería la gasificación, calentando la madera sin oxígeno y volatilizándola, y esa fracción volatilizada podría sustituir al gas, tanto butano como propano, o mezclarse con él.

Javier García Albaladejo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s