LEVADURAS TRANSGÉNICAS: DETECTORES DE TÓXICOS

IMAGEN RECORTADALas aguas residuales contienen muchos y muy diversos contaminantes, la mayoría de los cuales se eliminan durante los tratamientos de depuración. Sin embargo, también contienen algunos compuestos que no pueden ser eliminados con los procesos convencionales de depuración. Los disruptores endocrinos son un ejemplo.

Estas sustancias químicas conforman un grupo muy amplio y heterogéneo de compuestos que, incluso a bajas concentraciones, interfieren en las funciones del sistema endocrino de los animales, por lo que impiden el correcto funcionamiento de algunos procesos metabólicos controlados por hormonas.

Los disruptores endocrinos ejercen un efecto negativo sobre medio natural al provocar malformaciones genitales en aves y mamíferos, además de provocar la feminización de peces y anfibios. Pero estos compuestos no sólo afectan a los animales salvajes, también inciden sobre la salud de los humanos, puediendo provocar disfunciones tiroideas, alteraciones catabólicas, así como la reducción de la fertilidad o el aumento de la incidencia de ciertos tumores.

Investigadores del Departamento de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia en colaboración con profesores externos y estudiantes de Ingeniería Agronómica y Biotecnología están trabajando con muestras de aguas naturales, residuales y depuradas con el objetivo de detectar la presencia de disruptores endocrinos y cuantificar la concentración de los mismos.

El método de detección y cuantificación que utilizan se basa en el uso de levaduras modificadas genéticamente que son capaces de captar los disruptores endocrinos presentes en el agua y emitir una señal colorimétrica cuantificable, que es proporcional a la concentración de los contaminantes. Las principales ventajas de este método son la rapidez para obtener resultados (aproximadamente entre 30 y 35 horas) y la cantidad de muestra que se necesita (500 ml). El principal inconveniente es que el proceso de obtención de las levaduras transgénicas puede llevar semanas o meses y además el proceso no permite identificar el grupo al que pertenecen los disruptores encontrados en cada muestra.

Con este estudio no sólo se desea corroborar la presencia de disruptores endocrinos en las distintas muestras de agua, sino también determinar cuáles podrían ser los tratamientos más adecuados para eliminar estos compuestos del medio acuoso.

Miquel Marí Zaragozá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s